Antidepresivos y deseo:

Hay medicamentos que pueden cruzar con nuestro deseo sexual, entre ellos se encuentran los antidepresivos.

Aquellas personas que los tomen, saben y notan que no tienen las mismas ganas de antes de tener un encuentro con su pareja.

 La solución contra el menor deseo sexual por los antidepresivos

¿Qué son los antidepresivos?

Por su nombre es fácil de averiguar que son y para que sirven ¿no?, efectivamente, son un grupo de medicamentos utilizados para tratar la depresión, pero no solo. Dentro de este grupo hay varios tipos, según su acción, aquí podéis ver el grupo y para qué se utiliza:

Como se puede ver, hay varios tipos de antidepresivos y se utilizan para varias cosas. Unos de los más usados son los llamados Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina (ISRS), los cuales tienen dentro de sus efectos secundarios afectaciones sexuales.

¿Qué solución hay para que vuelva a recuperar mi deseo habitual?

El deseo aparte de poder verse afectado por diferentes medicamentos, tenemos que tener en cuenta que también tiene un componente psicológico muy importante. Es por eso que podemos contrarrestar los efectos de los medicamentos erotizando nuestra mente; aunque si es cierto que no vamos a llegar a recuperar nuestra líbido como antes, si podemos ayudar a que el deseo que creíamos perdido aumente poco a poco.

¿Qué puedo hacer para ir recuperando mi deseo sexual?

Ponte en marcha empieza por dejar espacio en tu cabeza para pensar en el sexo, lee relatos, ve fotos, una película erótica o porno, ¿por qué no? Permítete disfrutar de los pequeños placeres de la vida e intenta relacionarlos con el sexo.

Mírate más veces desnuda en el espejo y fíjate que es lo que más te gusta de tu cuerpo, disfruta de tu propia vista.

Échate la crema de todos los días al salir de la ducha, pero esta vez no lo hagas con prisa, dedícate más tiempo a ella, disfrutando de esa sensación.

Si tienes pareja, hazla cómplice de tu nueva actitud y fomentar vuestro deseo mutuo: daos masajes con intención de excitar, pero deleitaros en el camino, el deseo no tiene meta, simplemente es un juego y si eso llega a un encuentro sexual, estupendo, si no, ¡también estupendo!

Jugad a algún juego con componentes más subidos de todo de lo normal y que se quede en eso, en un juego.

En el deseo algo importante es nuestra actitud y predisposición a desear y la rutina, por lo que dirigimos nuestros esfuerzos en esa dirección, podremos contrarrestar bastante los efectos de los antidepresivos.

Si aún con estos consejos no hay un aumento en tu deseo, no lo dudes, acude a un sexólogo que te ayude y asesore.

487 View

¿Qué Opinas?